Durante los años más recientes de la humanidad el consumo regular del cannabis ha sido reprobado por la sociedad debido a temas de moralidad, sin embargo, eso ha cambiado gracias a los cambios internacionales que se han estado produciendo entorno a esta temática.

Es normal que alrededor del mundo múltiples países han dejado este mito y han llevado a su normalidad el consumo y regulación de la mariguana, e incluso, instancias internacionales ya están cediendo a unirse a esta nueva perspectiva.

Hace unos días, con 27 votos a favor 25 en contra y una abstención, la Comisión de Estupefacientes de la ONU declaró que la marihuana ha sido retirada de la lista de sus tratados de control de drogas gracias a sus beneficios médicos y terapéuticos, sin embargo, siguen viendo ilegal su uso recreativo.

Diversos informes indican que la decisión podría impulsar investigaciones científicas entorno a las propiedades medicinales del cannabis. La Comisión de Estupefacientes votó esas propuestas durante su sesión en marzo del 2019 donde muchos países solicitaron una prórroga de tiempo para estudiar a detalle su apoyo a la retirada del cannabis como droga y definir su posición de mejor forma.

Actualmente, más de 50 países han adoptado leyes sobre el cannabis medicinal, mientras que Canadá, Uruguay y 15 estados de Estados Unidos han legalizado el uso recreativo de la planta, mientras que, en nuestro país, la posibilidad aún se sigue considerando.